28 de setiembre, Día por la Despenalización del Aborto

mi-cuerpoPor el derecho a decidir

En materia de derechos de reproductivos, sigue privando la doble moral a nivel social que afecta directamente los derechos de las mujeres. Quienes se oponen al aborto argumentan tener una posición “pro vida”, pero no se refieren nunca a las miles de mujeres que ponen en riesgo su vida al aplicarse abortos en condiciones inseguras.

En este doble discurso, el gobierno, la familia y la iglesia opinan y definen sobre las decisiones que como mujeres tomamos sobre nuestros propios cuerpos. De esta forma se definen leyes en las que se decreta que las mujeres, con un embarazo deseado o no deseado, debemos vernos forzadas a tener el hijo, sin importar bajo qué condiciones se produjo ese embarazo o cual es nuestra decisión y así miles de mujeres sufren cada año por leyes restrictivas.

Quienes llevan la peor parte son las mujeres jóvenes y pobres, que ven limitado su acceso a la información pero sobre todo que no cuentan con recursos económicos para ir a practicarse abortos al extranjero ante las limitaciones legales en este país.

Educación sexual para decidir. Anticonceptivos para no abortar

Aborto legal, seguro y gratuito para no morir

Cuando hablamos del acceso al aborto, hablamos también de garantizar otras demandas fundamentales y necesarias para las mujeres. En primer lugar requerimos de educación sexual laica, que permita a mujeres y hombres tomar decisiones efectivas y controladas sobre su cuerpo. Los sectores más conservadores pretenden seguir tratando como un tabú el tema de la sexualidad, exponiendo a la población a embarazos no deseados y a infecciones de transmisión sexual. Según la II Encuesta Nacional de Juventud, los jóvenes costarricenses están iniciando su vida sexual entre los 16 y 17 años de edad.

 Cuando se les preguntó sobre las maneras de evitar infecciones de  transmisión sexual, entre otros aspectos, un 36% dijo que usando condón al momento de la eyaculación y un 16% dijo que lavándose los genitales después de cada relación sexual. Esto pone en evidencia el alto desconocimiento de la población sobre métodos anticonceptivos. Sin una adecuada educación sexual, se continuarán reproduciendo como hasta ahora, concepciones equivocadas que ponen en riesgo la salud física y dan paso a miles de embarazos no deseados.

Otro elemento fundamental es el acceso a los anticonceptivos. Actualmente los altos precios de  estos los vuelven poco accesibles y para adquirirlos de manera gratuita a través de la Caja Costarricense del Seguro Social, debe llevarse a cabo todo un procedimiento engorroso (que incluye el sacar la cita en el Ebais correspondiente para luego ser remitido al especialista y que este brinde la receta médica). En el caso de las pastillas anticonceptivas además, las ofrecidas por la CCSS cuentan con altos índices de hormonas que ocasionan mayores efectos secundarios en las mujeres. Esas limitaciones en el acceso ligadas al alto desconocimiento de uso de métodos anticonceptivos, incrementan aún más los riesgos de embarazos no deseados.

Junto a esto, no se puede negar que a pesar de las restricciones legales, miles de mujeres se practican abortos todos los días. Según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los abortos sin las necesarias condiciones de seguridad, provocan la muerte de 47.000 mujeres al año, mientras que otros cinco millones de mujeres sufren heridas todos los años, a veces irreparables. Casi todas esas muertes y heridas se podrían prevenir con una adecuada  educación sexual, información sobre planificación y el acceso a un aborto seguro y gratuito. Sin embargo, las imposiciones legales, obligan a muchas mujeres pobres y trabajadoras a recurrir a medidas desesperadas para practicarse un aborto, los cuales se realizan con malas condiciones de seguridad.

Por eso desde el PT estamos por la defensa de una educación sexual laica, libre de mitos y prejuicios.

Defendemos que se brinde asesoría en el uso de métodos anticonceptivos y que estos sean entregados de manera directa, garantizando que estos sean gratuitos y de calidad.

Y estamos por el acceso aborto libre, seguro y gratuito porque defendemos el derecho de las mujeres a decidir.

 

 

Situación a nivel legal en Costa Rica:

El Código Penal establece en el artículo 119:

“Será reprimida con prisión de uno a tres años, la mujer que consintiere o causare su propio aborto. Esa pena será de seis meses a dos años, si el feto no había alcanzado seis meses de vida intrauterina.”

Y más adelante, el artículo 121 define:

“No es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y éste no ha podido ser evitado por otros medios.” (la negrita es nuestra)