25 de noviembre: Día de lucha contra la violencia hacia las mujeres

hermanas-mirabal25 nov (UST- El Salvador) – Si bien es cierto que lo que mantiene vivo al sistema capitalista es el mecanismo de explotación hacia las y los trabajadores, expropiándoles parte de su trabajo. También es cierto que éste se vale de cualquier medio que le permitan extraer mayores ganancias. Uno de estos medios es la opresión contra la mujer. Ya que, además de otras cosas, por ejemplo, le permite tener un ahorro por el trabajo domestico, fundamental para la reproducción de la fuerza de trabajo, y por otro lado porque propensa a la división entre la clase trabajadora.

Una de las manifestaciones de la opresión contra la mujer es la violencia, sustentado en la ideología machistas que mantiene y replica esa condición de sometimiento y discriminación de las mujeres a través de prácticas y actitudes que son reproducidas a los hombres a través de la ideología dominante. Por eso a pesar de estar viviendo en pleno siglo XXI, alrededor del mundo son conocidas prácticas de violencia contra las mujeres que van desde la violencia física, psicológica, sexual, económica, etc.

En ese sentido, desde la celebración del Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe de 1981 en Bogotá, Colombia, se escogió el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, haciendo memoria al cruel asesinato de las Hermanas Mirabal perpetrado por el dictador Rafael Leónidas Trujillo un 25 de noviembre de 1960, por su activismo político contra la el estado autoritario que vivía en ese entonces Republica Dominicana. El cua fue oficializado, El 17 de diciembre de 1999 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

A pesar de la “preocupación” de los organismos internacional, como la ONU, y los mismos estados por impulsar políticas que sensibilicen, visibilicen y eliminen esta condición de violencia que afecta específicamente a las mujeres alrededor del mundo, las estadísticas aun lanzan datos preocupantes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada tres mujeres asesinadas muere a manos de su pareja (el 35%), mientras que se producen en torno a 5.000 asesinatos cada año por cuestiones de honor, sobre todo en Oriente Medio y el sur de Asia. Y más de tres millones de niñas sufren cada año el riesgo de mutilación genital en África, según ONU Mujeres (1).

El salvador claramente no escapa de esta realidad, este año han sido conocidos muchos casos de violencia intrafamiliar perpetrados no solo por ciudadanos comunes y corrientes sino por funcionarios públicos que ha sido acusados por sus esposas públicamente, uno de los casos mas reconocidos fue el acto de violencia perpetrado por el exdiputado Samayoa del partido GANA contra su esposa Mireya. Según datos del observatorio de violencia de ORMUSA (2), para el primer semestre de 2012 se registraron 1028 denuncias de violencia intrafamiliar, muchos de los cuales desembocan por desgracia en feminicidios, para el periodo de enero a julio de 2012 se ha registrado en El Salvador 231 asesinatos contra mujeres de las edades de 18 a 60 años, estos asesinatos son característicos por ser realizado con extrema crueldad y con el agravante de quedar en la impunidad.

Por otra parte las denuncias por actos de violencia sexual cometidos contra niñas, adolescentes y mujeres, registradas para el primer semestre de 2012 son de 1,190, donde las violaciones en menor o incapaz (379) y las violaciones (286) son las más frecuentes. Es decir que más de seis mujeres fueron víctimas de delitos sexuales cada día, sin incluir las personas que por diferentes razones no denuncian (3).

Si bien los datos estadísticos en El Salvador demuestran un disminución en general de los asesinatos, es conocido por los medios de comunicación que han ido al alza los desaparecimientos de personas entre los cuales, El Instituto de Medicina Legal, contabiliza que de los 877 desaparecidos reportado entre enero y abril de 2012, el 15% corresponde a mujeres(4).

Teniendo en cuenta las estadísticas y que en el país se cuenta con un instrumento especial como es la Ley especial integral para una vida libre de violencia para las mujeres, vigente desde este año 2012, esta claro que hasta la fecha no han habido resultados palpables en materia de violencia, pues como en todo el mundo estas leyes son solo aprobadas con el claro objetivo de amansar y desviar las luchas de las mujeres, pues son los mismo estados encargados de ejercer violencia contra las mujeres cuando no se preocupan por promover verdades políticas que mejoren su calidad de vida.

Desde la Unidad Socialista de las y los Trabadores (UST) creemos que esta fecha no debe ser solamente conmemorativa, sino que debe ser una fecha que reivindique los verdaderos derechos de las mujeres y de toda la clase trabajadora.

Hasta el día de hoy todos los derechos democráticos que se han conquistado y que le han permitido a la mujer mejorar algunos aspectos de su situación, se han logrado solo a través de la lucha de muchas mujeres que han ofrendado sus vidas por cambiar la realidad de la mujer. Sin embargo, la situación social de la mujer está íntimamente ligada a los fundamentos económicos de la sociedad capitalista, por lo tanto se vuelve necesario acabar con esta sociedad injusta, basada en la explotación, y luchar juntos, tanto hombres como mujeres, por la construcción de una sociedad diferente basada en la solidaridad e igualdad económica, donde la explotación y la opresión sea superados en su totalidad, es decir, el Socialismo.

¡Por la liberación de la mujer trabajadora y pobre! ¡Basta de violencia y explotación contra las mujeres de todo el mundo!

________________________________________

(1) 

http://www.eleconomista.es

(2) 

http://observatoriodeviolencia.ormusa.org/violenciaintrafamiliar.php

(3) 

http://observatoriodeviolencia.ormusa.org/violenciasexual.php

 

(4) 

http://observatoriodeviolencia.ormusa.org/violenciasocial.php